Mecenazgo de la I+D+i de la universidad

Rectorado UCO

Rectorado de la Universidad de Córdoba (España)


La semana pasada, los días 20 y 21 de octubre de 2016, tuvo lugar en la Universidad de Córdoba la X Reunión Anual de la Red OTRI de Andalucía, organizada por la UCO y la Red OTRI.

El lema del encuentro era “Apostando por la transferencia” y me invitaron a realizar una ponencia sobre el mecenazgo y el patrocinio de la I+D+i.

Ya sabéis cual es la situación de la financiación de la I+D+ì en las universidades españolas. Desde el año 2010 la financiación estatal y autonómica para investigación universitaria ha caído considerablemente .Es verdad que la financiación europea ha aumentado, y en algunos casos también la de la administración local, pero no lo suficiente para compensar los recortes sufridos. Por su parte, la financiación privada para investigación y desarrollo también ha disminuido considerablemente estos últimos 6 años a causa de la crisis.

Este escenario actual, añadido a la falta de una adecuada transferencia tecnológica de las universidades a las empresas, conlleva que la colaboración privada en la investigación universitaria sea reducida en comparación con otros países europeos.

Cabe recordar que las universidades españolas ocupan un buen lugar (creo que el 9º del mundo) en producción científica, motivado por nuestros buenos investigadores y por los incentivos para la misma en la carrera académica del PDI (Personal Docente e Investigador). Pero no existe un incentivo parecido para el PDI para realizar transferencia tecnológica ni incluso para la creación de cátedras de empresa, por poner un ejemplo de mecenazgo empresarial. Y esto resiente la relación universidad-empresa. Algunos PDI de mi universidad reconocen que si promover y dirigir una cátedra les diera incentivos para la carrera académica cómo si fueran los investigadores principales de un proyecto de investigación o un contrato artículo 83, se incrementaría el número de cátedras y la relación con las empresas…

Durante la ponencia discutimos los términos patrocinio y mecenazgo aplicados a la captación de fondos para proyectos de investigación. Lo más habitual es captar fondos vía mecenazgo porqué una empresa o fundación está interesada en un proyecto o línea de investigación de la universidad. Es muy poco habitual realizar contratos de patrocinio excepto para los congresos o jornadas de investigación y divulgación o que exista un claro objetivo publicitario en el patrocinador respecto al proyecto o su público objetivo, por ejemplo.

Varios de los asistentes preguntaron enseguida por las deducciones fiscales del mecenazgo. Era la última diapositiva de mi exposición, porqué no es lo más importante, siempre lo he mantenido. Pero en España existe el error de asociar el mecenazgo con la deducción fiscal, y sólo se centra el debate en eso. Y es un error, insisto. En los 15 años que llevo en este campo, considero que no es un factor determinante para la captación de fondos, al menos no es el más importante, seguro.

¿Qué consideraríamos mecenazgo de la investigación? La captación de fondos “privados” externos para proyectos de investigación, sin contraprestación directa en los resultados de la investigación para la entidad benefactora. Vamos, que no es investigación contratada. Un contrato de investigación vía artículo 83 de la LOU no sería mecenazgo, sí fundraising, pero no mecenazgo, ya que la universidad presta un servicio a la entidad que solicita esa investigación, y ésta paga por él. Es una contraprestación de servicios.investigacion

Esta captación de fondos para proyectos de investigación puede realizarse desde las oficinas de investigación de las universidades (OTRI) o en colaboración con otros servicios universitarios. La colaboración con la unidad de mecenazgo, si existe, sería lo más importante. Y también debería relacionarse con Asesoría Jurídica, Gestión Económica, Comunicación, etc.

Pero, ¿cómo captar fondos vía mecenazgo para investigación? Pues, utilizando las herramientas y acciones habituales: programas de mecenazgo con portafolios de proyectos, dossiers de mecenazgo de los proyectos, cartas de petición de colaboración, solicitud de reuniones con empresas y otras entidades, participar en convocatorias de fundaciones, lanzar campañas de crowdfunding, acceder a legados y herencias, etc.

Y, ¿a quién solicitar apoyo a la investigación? Pues, principalmente a grandes empresas y fundaciones. Son las que aportan la gran parte del mecenazgo privado a la investigación universitaria en España. Empresas como Banco Santander, fundaciones personales como la de Esther Koplowitz, o fundaciones corporativas como la Fundación Telefónica o la Fundación Bancaria La Caixa.

Para contactar con las empresas es importante conocer primero sus políticas de RSC y en qué áreas fundamentan su acción social. En el caso de las fundaciones, es necesario conocer sus áreas preferentes de interés, qué programas apoyan, ofrecer proyectos atractivos y diferentes, realizar propuestas profesionales que ofrezcan una rentabilidad mediática, e incluir a entidades externas no lucrativas en los proyectos (asociaciones de enfermos en caso de proyectos de salud, colegios profesionales u otras asociaciones en caso de proyectos de ingeniería, etc.)

Si es complicado captar fondos para investigación, más complicado es mantener la colaboración en el tiempo. Es necesario mantener una relación de confianza entre mecenas y universidad, y establecer un equilibrio de decisión compartida en los proyectos.

Las dos donaciones privadas más importantes para investigación en España, que recuerde, son el Centro de Investigación Biomédica Esther Koplowitz, del Hospital Clínic-UB, que recibió una aportación de 15 millones de $ para su creación de la Fundación Esther Koplowitz. Y el Instituto de Ciencias Fotónicas (IFCO) de la UPC y la Generalitat de Catalunya, que creó un centro de I+D, el Nest, con una aportación de 16 M € de la Fundación Cellex, del filántropo Pere Mir.

Aunque no es reciente, os recomiendo el estudio de la Comisión Europea Giving in evidence: Fundraising from philanthropy in European Universities, realizado en el año 2011 a 164 universidades de 24 países de la Unión Europea (sólo 4 españolas) donde se aportaban algunos datos sobre la captación de fondos para investigación en las universidades europeas. Así, el 77% de ellas utilizan fondos privados para financiar proyectos de investigación pero las cantidades captadas son reducidas. Sólo 6 universidades europeas captan más de 10 millones de euros anuales para investigación, y el 44% captan menos de 1 millon de € anuales. Un tercio de los encuestados no sabían la cantidad exacta que habían captado para investigación. El estudio también demuestra que la gran parte de la financiación privada de la investigación universitaria proviene de fundaciones y empresas, y es muy baja la aportación de individuos y alumni de las universidades. Por otra parte, respecto al destino de los fondos privados, el 70% de las universidades los destinan a nuevos proyectos de investigación y el 64% a programas de doctorado y becas, mayoritariamente.

Os dejo aquí un enlace a la ponencia “Mecenazgo de la I+D+i de la universidad” .

Enhorabuena a Carmen Tarradas, directora de la OTRI de la UCO, y a todo su equipo por el programa de la Reunión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s